Un conflicto o discusiones entre pareja, amigos, compañeros de trabajo, etc. son situaciones comunes. Todos hemos vivido y vivimos en la actualidad este tipo de situaciones. Sabemos que es imposible no tener discusiones, ya que todos y cada uno de nosotros tenemos puntos de vista diferente. Teniendo esto en cuenta, queremos contarles algunas claves las cuales pueden ser de gran utilidad.

5 claves para convertir un conflicto en una oportunidad

1. ¿Cuál es el objetivo?

conflicto

Si tu objetivo es sin lugar a dudas tener la razón, vas por el camino equivocado. El objetivo de la discusión debe ser lograr un acuerdo o llegar a un punto en común con la otra persona. No discutir hasta que alguno de los dos tenga la razón. Por lo tanto cada vez que detectes que te estás alejando de ese objetivo vuelve a él.

2. ¿Lo que te dicen te entra por un oído y te sale por el otro?

conflicto

Escucha lo que la otra persona te esta diciendo, aunque te suene a cliché lo que acabas de leer. Muchas veces estamos tan cerrados en nuestra posición, que realmente no escuchamos. Para asegurarte de que estas prestando atención,  hazte una pregunta cuya respuesta pueda confirmarte si estás entendiendo bien lo que te está queriendo decir.

3. ¿Ya encontraste la solución al primer tema?

conflicto

Discute un tema por  vez, no incluyas al tema de conversación situaciones pasadas. Intenta dar solución a la primera y después sigue con otros temas. Esto solo logrará que las dos personas generen más frustración y desprecio el uno por el otro.  Recuerda que tu objetivo es llegar a una conclusión sobre un tema. Trata en lo mínimo de desviarte del tema principal, por lo menos hasta que tú y tu contra parte lleguen a un acuerdo.

4. ¿Te has puesto en sus zapatos?

conflicto

Cada persona tiene un punto de vista diferente, por ende será difícil que a todos piensen o les guste lo mismo que a ti. Este es el momento en el que debemos sacar a relucir nuestro yo tolerante y ponernos en los zapatos del otro. Entender la posición del otro es fundamental para entender el por qué de su disgusto. Al igual que a nosotros nos gusta que nos entiendan, lo mínimo que podemos hacer es entender su punto de vista.

5. ¿Te sientes mal por lo que te dice?

conflicto

Evita tomártelo personal. Todo lo que la otra persona te dice es más un reflejo de sí misma que de cómo realmente eres tú. Procura mantener la calma y no entrar en su juego. La mejor forma de terminar la discusión es haciéndole saber que tu interés no es prolongar el problema. Por ende, pueden discutir sobre el tema en otra oportunidad con más calma.

Si deseas leer más temas de interés, te invitamos a la entrada de nuestro blog dando clic en el enlace fundatic.co/blog/