¿Te has sentido agobiado cada vez que vas a presentar tu proyecto ante un inversionista? Esto nos ha pasado a todos, por esto quisimos reunir algunos consejos que te ayudarán a hacer de tu presentación un éxito.

 

  1. Uno de los errores más comunes es enfocarse en hablar acerca de los atributos del producto, en vez de hablar sobre lo viable y rentable que llegará a ser para el inversionista. Prepara tu exposición de manera que lo más importante que abordes sea mostrarle a tu inversionista cuanto y que tan pronto podrá recuperar e incrementar su inversión gracias a tu proyecto.
  1. No te preocupes por el tiempo, una presentación muy larga donde hablas sólo sobre lo lindo que es tu producto no atraerá a la persona que necesitas. Haz una lista del por qué tu proyecto es viable, organiza tu tiempo de manera que no sobrepases los 5 minutos y espera a la ronda de preguntas donde podrás aclararle al inversionista cada una de sus dudas.
  1. La práctica hace al maestro, si quieres convencer a tu inversionista ensaya las veces necesarias tu discurso. Empieza con una frase corta y clara que describa tu proyecto como: “Somos el Fedex del reparto de comida”, a medida que hablas hazlo con entusiasmo y seguro de ti mismo sin apartar la mirada de tu interlocutor, esto le demostrará que no te intimidas ante su presencia y que sabes de lo que hablas. Por último y no menos importante, utiliza tus manos para enfatizar en las partes más importante, cuando tu lenguaje corporal esta en sincronía con lo que hablas reflejarás mayor seguridad.
  1. Muchas veces se tiene el temor de revelar mucha información sobre nuestro proyecto, pero esto no hay porque temer, es muy importante ser sincero con nuestro futuro inversionista, ya que la inversión no es un tema de dinero sino de confianza, sino confía en ti no invertirá en tu proyecto.
  1. Cuando llega la hora de la verdad, es decir, el momento de pedirle a tu inversionista el monto de dinero que necesitas debes saber exactamente cuánto es después de haber hecho los cálculos entre costos de mercadeo, recursos técnicos, mano de obra, etc., ya que no es apropiado pedir más o menos del dinero que necesitas.
  1. Al final, cuando tu inversionista está convencido de tu proyecto y deben llegar a un trato, recuerda que lo aconsejable es ceder máximo el 20% de las acciones, esto es importante porque lo ideal es que tú siempre tengas el control de tu empresa, así tú y tu equipo sentirán que vale la pena el esfuerzo.

Ahora algunos consejos de los mejores para que tu presentación enamore a tus inversionistas. Esta es la estructura que cada uno recomienda al momento de hablar sobre tu proyecto:

 

cuadro