Como pudiste ver, hay varios tipos de procrastinador, aquí te damos unos consejos para que logres combatir esos malos hábitos y logres ser una persona más productiva.

¿Eres un procrastinador temerario?

Organízate, márcate fechas fijas y razonables, ponte faltas cuando no las cumplas.

¿Eres del tipo auto-saboteador?

Planifica posibles obstáculos. Haz una lista de las posibles dificultades y prepárate para darles solución.

¿Eres un evasor de responsabilidades?

Auto – ayuda personal. Presta atención cuando te hablas a ti mismo y piensa positivamente.

¿Eres un desinteresado?

Desmenuza las grandes tareas. Gestiona las grandes tareas primero, divídelas en pequeñas que sean fáciles de asumir. Dedica y organiza pequeñas porciones de tiempo para potenciar tu trabajo.

¿Eres el típico perfeccionista?

Sé realista. Márcate objetivos asumibles y realistas haciendo lo posible por alcanzarlos. La perfección es imposible, pero sí puedes aprender de los errores.

 

Esperamos que logres ponerlos en práctica y nos cuentes el resultado.